• Ana Otero, Phd.

Feliz Epifanía





La celebración mística de la Navidad continúa durante doce días, comenzando en la coyuntura entre el 24 y el 25 de diciembre (tres días después del solsticio de invierno (verano hemisferio sur) y terminando con la celebración de la Duodécima Noche en la coyuntura entre el 5 y el 6 de enero, con su conclusión final celebrada en la Epifanía el 6 de enero.


La Palabra Epifanía significa aparición, manifestación o fenómeno a partir del cual se revela un mensaje importante, incluso una canalización profética. La palabra proviene del griego epiphaneia, que significa 'mostrarse' o 'aparecer por encima'.


El día de la Epifanía se asocia tradicionalmente con tres eventos - activaciones místicas específicas que aparecen en el Evangelio y que tienen que ver con la revelación o el reconocimiento de la divinidad en Cristo: la visita de los Reyes Magos (o "Tres Reyes", que vienen y honran al Cristo hijo y entregan regalos simbólicos), con el bautismo de Yeshua por Juan el Bautista en el Jordán (en el que se abren los cielos, una voz proclama "Este es mi hijo", y el Espíritu Santo desciende como una paloma), y en la boda en Cana (en la que se realiza el primer milagro público, en el cambio de agua en vino).

Si vamos más allá de la tergiversación bíblica y la manera de interpretar desde el patriarcado interno, estos tres momentos son esotéricos, simbólicos y celestiales.


La figura de Juan el Bautista tiene fuertes conexiones con el signo zodiacal de Acuario, una figura que está asociada con el agua y el vertido del agua, y también con el comienzo del ascenso desde el punto más bajo en la "rueda del zodiaco". La constelación de Acuario en el cielo aparece como un hombre que lleva una jarra de agua, en una postura claramente inclinada hacia adelante, con una pata delantera extendida.


Los tres Reyes Magos representan el misterio y el mensaje en conexión con el Templo de Salomón. El Bautismo a Yeshua por parte de Juan el Bautista representa la condición de cada alma humana encarnada aquí. Dejamos el Reino del Espíritu para vestirnos con el Cuerpo – Templo humano y en el momento en el que conscientemente decidimos iniciarnos, nos abrimos a recibir los códigos de la ascensión aquí en la Tierra activando una Humanidad Sagrada donde la Quinta Dimensión y la Tercera Dimensión coexisten gracias al puente unificador de la Cuarta Dimensión. La Mágica boda en Cana representa la Boda Alquímica Sagrada Interna.


Estas historias transmiten el mensaje de que cada un@ de nosotr@s llevamos la Chispa Divina de la Fuente y la Plantilla Cósmica Divina. Sumergid@s en la fisicalidad de nuestra existencia nos olvidamos de esta UNIÓN SAGRADA con la Divinidad y vivimos en separación. Vivir en Unión Sagrada Interna es una decisión Consciente, un Compromiso y una Rendición Completa a la Fe de que el Cristo está dentro de nosotr@s. La Fe es lo que nos hace vivir en receptividad y cuando hay receptividad se nos abre el cielo para recibir a la Paloma, Al Espíritu Santo, a Shekinah, y ser iniciadas por Ella.


Tomemos un momento de Reflexión y Silencio para recibir el mensaje sagrado de los Cielos.


Con Amor y Gratitud, os tengo en mi Corazón.

Ahava,

Ana Otero

CEO y Fundadora de Mary Magdalene Mystery School®

196 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Suscríbete a Nuestro Newsletter

Todos Los Derechos Reservados © 2019 - 2020 Ana Otero & Mary Magdalene Mystery School ®

Diseño Web y Consultoría de Proyecto Consciente por □ Proyecto Cuadrado Blanco® □

Términos Legales /  Política de Privacidad