• Ana Otero, Phd.

Recibiendo a Lammas



Ahava y Bendiciones!


Nos acercamos al otoño y este inicio empieza con el Shabbat de Lammas.


Gozamos de toda la abundancia de la Madre Tierra y empezamos a colectar la cosecha. El verano nos da una sensación infinita, casi interminable, el Sol aún nos caliente aunque realmente la luz ha empezado a menguarse. Llegamos a nuestra madurez y encontramos felicidad en las cosas pequeñas. Sentimos confianza en quienes nos hemos convertido. Hemos rebosado en felicidad y sanación. Amamos nuestra comunidad, nuestra familia y hogar y encontramos sosiego en estos ambientes. Nutrimos a nuestros seres queridos y agradecemos todos los regalos de la Madre Tierra y de las personas que nos rodean. Sentimos seguridad y amor. El olor de las hierbas y de las primeras flores que empiezan a secarse nos hace sentir satisfech@s por todo lo conseguido. La vida es más fácil en este momento de la rueda, más ociosa. No sentimos la necesidad de ir deprisa. Tomamos más tiempo y cariño en hacer las cosas y en ser y estar y encontramos placer en los quehaceres diarios. Sabemos que hemos llegado al amor desde lo más profundo. Vemos nuestra vida como nuestra bella obra de arte. La vida no son problemas para solucionar sino una observación de cada experiencia y estamos aquí para experimentarlo todo. Recordamos que cosechamos lo que sembramos.


Sonríe, baila, celebra!


Gratitud eterna a la Gran Diosa Madre de mil nombres que nos nutre infinitamente, abramos nuestro corazón para dar y para recibir, para nutrirnos y nutrir a los demás. La semilla del Amor solamente puede traer ABUNDANCIA.


Con Amor y Gratitud, os tengo en mi Corazón.

Ahava,

Ana Otero

83 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo